CARACTERÍSTICAS DEL NUEVO LIDERAZGO QUE NECESITAMOS!

  1. ADAPTABILIDAD
    Si hay un patrón común que se repite en la actual coyuntura económica es que NO hay patrones comunes y predecibles. Ya no sirven recetas enlatadas ni casos de éxito de empresas acontecidos en situaciones y tiempos diferentes… y que son en gran medida culpables de habernos traído aquí.

    Necesitamos líderes flexibles, que puedan adaptarse rápidamente a nuevas situaciones para las que no han sido preparados y de las que no tenían información previa… algo fácil de decir pero tremendamente difícil de conseguir, dado que tendemos a acomodarnos, y la era que vivimos no nos va a dejar respirar, al menos durante un tiempo.

  2. PERSECUCIÓN DE LA BUROCRACIA
    Hubo una época no muy lejana donde los principales problemas que sufrían las empresas eran de ejecución, de incapacidad de gestionar la demanda. En este contexto la eficiencia y el proceso repetible se volvieron necesarios, trayendo de la mano la ¿inevitable? burocracia.

    En la situación actual, consecuencia del imperativo de la rapidez y flexibilidad, necesitamos organizaciones extremadamente ágiles donde la burocracia no tenga cabida. Es algo que aunque “de boquilla” todos condenamos, en la realidad es una cómoda excusa que utilizamos para no salir de nuestra zona de confort… pero debemos estar atentos, ya que esa zona de confort es la que nos llevará a la tumba. La clave es obsesionarse menos con planificar y controlar hasta el último detalle y más con ejecutar pronto y cerca del cliente.

  3. SOCIAL Y COLABORATIVO
    Cuando hablamos de líderes sociales hablamos de personas que son conscientes de la necesidad de comunicar y reconocen el papel de la empresa como nodo dentro de una intrincada maraña de actores… y es que el “líder-ermitaño” que se sentaba en las alturas y no comunicaba tiene los días contados.

    Apertura y transparencia son dos de las características esenciales del nuevo líder, que entiende que su empresa no debe ser un castillo ni debe trabajar sola. No se trata de crear una cuenta de twitter (es sólo el canal), sino de adoptar una mentalidad realmente colaborativa y abrazar la comunicación como uno de los instrumentos más poderosos para transformar su entorno… y comprender que la colaboración es la mejor opción para alcanzar los fines de la empresa (o dicho de otra forma, es el fin del líder “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como”)

  4. MENOS JERÁRQUICO
    Aunque llevo mucho tiempo abogando por la redarquía como forma de organización óptima, la realidad es que sigue siendo una utopía en muchas de las compañías del país. Eso no quita que debamos abrazar con energía muchos de sus principios, a la vez que nos esforzamos en evitar los habituales errores de las jerarquías muy verticales: escasa comunicación entre niveles, desconexión entre lo que sucede “arriba” y la realidad, demasiados planificando y pocos ejecutando…etc.

    Creo que debemos apostar de forma decidida por organizaciones muchísimo más planas y diversas que las actuales, donde el mérito para liderar no venga de los años que se han pasado “chupando banquillo” sino del valor real que aporte cada persona a la compañía. Una vez me dijeron que la mejor forma de evaluar el futuro de una empresa era enfrentar el organigrama “formal” con la lista de personas que más valor aportaban a la empresa; si no cuadraban, el futuro de la compañía estaba en jaque… y la experiencia me confirma que así es.

  5. SIN MIEDO AL FRACASO
    Lo que no es lo mismo que desearlo… que parece que hoy en día fracasar sea algo estupendo. Pero si que es cierto que existe una relación absolutamente clara y medible sobre lo innovadora y ágil que es una organización respecto a su tolerancia al fracaso.

    Así que es necesario que empecemos a animar a nuestro equipo a arriesgarse, a buscar nuevas soluciones y salir de la cómoda y anodina zona gris donde han estado buscando respuestas habitualmente. Más allá existen riesgos y errores, pero también aciertos e ideas transformadoras. Y para ello, nada mejor que recompensar a los valientes aunque se equivoquen, sin censurar el fracaso per se.

  6. VÉRTICES DE LA PIRÁMIDE
    Nos hemos acostumbrado a ver representado el papel del líder como el vértice superior de la pirámide, alguien que se sentaba en las alturas estratosféricas y desde allí comunicaba sus designios para que fueran permeando a los distintos niveles de la organización… pero ¿cómo se reconcilia eso con la nueva realidad expresada anteriormente?

    En mi opinión lo que debemos buscar es efectivamente un líder que se considera el vértice de la pirámide… pero de una pirámide invertida, ya que sobre él descansa el resto de la organización. Eso implica reconocer la necesidad real de ayudar a que el resto de la empresa haga su trabajo, el rol de facilitador y no de líder paternalista… y asumir que no se tienen todas las respuestas, buscando ayuda y colaboración siempre que sea posible.

  7. ORIENTADO AL LARGO PLAZO
    Uno de los grandes errores que nos ha llevado a la situación actual han sido los líderes cortoplacistas, animados por recompensas inmediatas y beneficios cercanos. Creo que ya está sobradamente demostrado lo pernicioso de ese enfoque… y sin embargo seguimos preocupados únicamente por la cuenta de resultados, por exprimir el máximo jugo a la operación inmediata.

    Sería terriblemente ingenuo no reconocer la necesidad de buscar rentabilidad a corto/medio plazo, pero no deberíamos utilizar ese dato como único factor para medir el éxito, que debería estar matizado con el resultado a largo plazo. Eso implica por ejemplo no exprimir a los proveedores sistemáticamente o apostar por estrategias de crecimiento que a corto plazo sean muy lucrativas pero a largo plazo pongan en riesgo a la empresa.

  8. ÍNTEGRO Y SOCIALMENTE RESPONSABLE
    De la mano de la visión de largo plazo viene una de las cualidades más importantes que debería poseer un líder, y que por culpa de algunos casos sonados han degradado la figura del líder-empresario al del oportunista sin escrúpulos capaz de todo para enriquecerse personalmente.

    El tener poder implica una gran responsabilidad. Por ello la integridad y la devolución REAL de valor a la sociedad (más allá de los casos donde laresponsabilidad social corporativa o RSC se usa como arma de marketing y no bien entendida) es algo imprescindible.

  9. DE MENTE ABIERTA, CREATIVO E INNOVADOR
    Si hay un hecho constante en esta nueva realidad es que nadie tiene todas las respuestas… y que éstas pueden venir de los lugares más sorprendentes. Eso implica que debemos abandonar esa enraizada creencia de que las buenas ideas sólo vienen de los que peinan canas y de la gente con mucha experiencia. Precisamente esa experiencia es a veces una barrera para considerar nuevas opciones. Un líder creativo es aquel que sabe ver oportunidades en sitios donde otros no las han visto, o sabe hibridarencontrando y explotando las conexiones entre elementos a priori inconexos.

    Por eso debemos abrazar la mente del aprendiz y esforzarnos en tratar cada planteamiento e idea como si fuera la primera vez que la escucháramos (aborreciendo y persiguiendo los “siempre se ha hecho así” y “aquí no funcionaría”). En todas partes pueden y deben surgir ideas interesantes: desde los mandos intermedios a los becarios, desde los clientes a los proveedores o a la competencia…. si queremos una empresa innovadora y creativa debemos empezar por trabajar sobre nosotros mismos y nuestros prejuicios.

  10. REALISTA Y ENFOCADOS
    En la situación actual no hay nada más peligroso que un líder que confunde la flexibilidad y la adaptabilidad con el perseguir todas y cada una de las oportunidades que pasan (la estrategia del pollo sin cabeza). Es algo que no sólo resulta desmoralizador para el equipo sino que es extremadamente caro… así que mejor seamos realistas y explotemos los recursos (finitos por definición) que tenemos para conseguir los mejores resultados.

    Para ello, en lugar de adoptar estrategias cobardes (en las que realmente no apostamos por ninguna línea o donde realmente no llegamos a darles la oportunidad de dar sus frutos), escojamos 1 o 2 y pongamos todo nuestro foco, pasión y recursos en ellas… para poder ejecutarlas de forma ágil llevándolas de forma temprana al mercado y obteniendo feedback real de clientes.

Anuncios

LAS 10 CHARLAS TED QUE TODO EMPRENDEDOR DEBERÍA VER (+ BONUS)

TED, para el que no lo conozca, son unas increíbles conferencias que se realizan periódicamente por todo el mundo en las que grandes speakers tienen la oportunidad de comunicar ideas que vale la pena difundir… así que no te los pierdas. Aqui tienes el enlace con las 10 charlas TED:

http://javiermegias.com/blog/2013/02/10-mejores-charlas-ted-emprender/

LOS GRANDES RETOS DEL PERÚ PARA EL SIGLO XXI

Los grandes retos del Perú para el siglo XXI deberán estar dirigidos a aprovechar mejor los recursos naturales, especialmente en los siguientes aspectos:

1. Desarrollar la pesquería sostenible
Esto implica manejar los recursos hidrobiológicos marinos, desarrollar la acuicultura en los numerosos lagos y lagunas de los Andes, y manejar los recursos hidrobiológicos amazónicos y desarrollar la acuicultura en base a las especies nativas.

2. Desarrollar la agricultura diversificada
El Perú tiene una innegable vocación para la agricultura diversificada por la gran variedad de pisos y zonas ecológicas, y las numerosas plantas domésticas nativas y sus miles de variedades. Muchas de estas plantas tienen un innegable potencial exportable, por ser exóticas en los países desarrollados.

3. Desarrollar la ganadería de camélidos en la sierra
La extensión de las pasturas naturales altoandinas da al país una innegable vocación ganadera. Sin embargo, se debe reorientar la ganadería andina hacia los camélidos (alpaca, vicuña, llama). Los camélidos tienen ventajas comparativas sobre los ovinos, especialmente si se considera su adaptación ecológica a la puna, la no necesidad de importar material genético, el valor superior de su fibra, la producción de carnes y cueros, etc.

4. Desarrollar la minería limpia
El Perú es un país minero por excelencia; sin embargo, la explotación minera debe estar orientada a controlar los tremendos impactos negativos sobre el medio ambiente que tiene en la actualidad.

5. Desarrollar la capacidad hidroenergética
El potencial hídrico de las vertientes occidentales y orientales andinas es tan grande que puede abastecer de energía limpia al país hasta muy entrado el siglo XXI. Esto implica un manejo adecuado de las cuencas para garantizar la estabilidad del recurso.

6. Desarrollar la capacidad forestal del país
La gran extensión de los bosques amazónicos y de las tierras aptas a reforestarse en la sierra fijan una clara vocación forestal. En la Amazonía peruana existen 46 millones de hectáreas de tierras de aptitud forestal y 18 millones de hectáreas de protección. Las primeras contienen ingentes recursos maderables (2 300 millones de m’ de madera) y podrían producir varios millones de TM de carne de monte cosechable, además de múltiples productos forestales distintos a la madera como jebe, colorantes, resinas, frutos, palmito, etc. Las tierras de protección deben ser protegidas para conservar las cuencas altas de los ríos y su potencial hidroeléctrico. En la sierra existe un grave déficit de energía rural en forma de leña y un grave problema de erosión de los suelos. Se calcula que 2,5 millones de hectáreas deberían ser reforestadas para producir madera y leña, controlar la erosión de los suelos y conservar las cuencas. Si se reforestara a un ritmo anual de 50 mil ha se generarían efectos ecosociales múltiples, como ocupación masiva de mano de obra (unos 500 000 puestos de trabajo al año), producción de leña e industrias derivadas.

7. Desarrollar la capacidad turística
Por los paisajes naturales, la diversidad biológica, los monumentos históricos y la diversidad de culturas y manifestaciones culturales nuestro país es una de las mecas del turismo internacional. El desarrollo de la capacidad turística puede producir importantes ingresos y el Perú es capaz, con relativa facilidad, de recibir por año cerca de un millón de turistas.

8. Controlar la contaminación ambiental
Uno de los mayores retos del país en el futuro será el control de la contaminación ambiental, especialmente la originada por la actividad minera, la pesquera, la urbana (basura, aguas servidas, emisiones), así como la acción de los pesticidas y sustancias tóxicas utilizadas en las actividades agrícolas y de salud (control de vectores). La situación no podrá mantenerse en los niveles actuales sin provocar graves impactos sobre el ambiente y la salud de las personas.

9. Ordenar el territorio con fines de desarrollo
La ocupación del territorio y la expansión de las zonas urbanas y de la frontera agrícola se hace actualmente con absoluto desorden. Se destruyen áreas protegidas y restos arqueológicos, se urbanizan áreas agrícolas, se destruyen decenas de miles de hectáreas de bosques, etc. El ordenamiento de la ocupación del territorio es de alta prioridad a futuro.

10. Ordenar la distribución de la población y el crecimiento desordenado de la misma
La distribución de la población en el territorio nacional es por demás caótica y el crecimiento de la misma no obedece a una planificación adecuada. Uno de los retos futuros será el controlar el crecimiento desmesurado de las ciudades, especialmente por la migración de las zonas rurales hacia las urbanas. Esto implicará una alta atención a las zonas rurales y la descentralización de las decisiones hacia las regiones, dotando a los gobiernos municipales y regionales de mayores recursos.

11. Conservar diversidad biológica y fomentar posibilidades de desarrollo en base a ella
Los recursos vivos del país son muy variados, tanto en especies y ecosistemas como en la variabilidad genética. El Perú es uno de los centros importantes del mundo en diversidad biológica y en recursos genéticos de plantas y animales domésticos. Esta gran riqueza de recursos vivos implica, por una parte, una alta responsabilidad respecto a las generaciones futuras, y, por otra parte, una gran posibilidad para el desarrollo sostenible.

La diversidad biológica del país, finalmente, ofrece excelentes oportunidades para nuevas alternativas de desarrollo, como son:
· El ecoturismo o turismo hacia la naturaleza, tanto nacional como internacional.
· El desarrollo de nuevas actividades productivas como la zoocría, la acuicultura en base a especies    nativas, y la reproducción de especies de flora (orquídeas, cactos, bromelias, aráceas y plantas  ornamentales).
· La biotecnología y la ingeniería genética, en base a los recursos genéticos presentes de especies nativas domesticadas y sus variedades.
· El desarrollo de actividades nuevas en base a los microorganismos.

12. Erradicar la pobreza

La erradicación de la pobreza será el reto más grande del país, y deberá ser consecuencia de un conjunto de medidas tendientes a tener una economía sana, con distribución equitativa de la riqueza; fomento de la paz externa e interna en el largo plazo; un marco legal justo, donde se reconozcan los derechos de todos los ciudadanos por igual y éstos cumplan con sus deberes; el fomento de una democracia de participación plena en las decisiones que atañen al bien común; y el uso sostenible de los recursos naturales.

EN CONCLUSIÓN

“La educación será la base para dar mejores oportunidades a todos y evitar la marginación de los más pobres, porque la falta de educación prolonga la pobreza.”