8 niños que se convirtieron en millonarios

No hay una edad mínima para emprender y seguir tu pasión. Aprende de estos pequeños que aprovecharon las oportunidades.

No hay un límite de edad cuando se trata de ser un millonario. Y varios niños lo han demostrado volviéndose ricos antes de cumplir la mayoría de edad. Son dueños de pequeños negocios, inventores y emprendedores. Yo emprendí cuando tenía 11 años con un puesto de dulces, el cual fue creciendo hasta que tuve cuatro puestos. Pero eso no era nada comparado con estos niños.

Tampoco hay límite de edad cuando se trata de aprender de otros. Estos pequeños aprendieron de sus fracasos muy pronto en la vida, pues estaban determinados a seguir adelante para hacerlo mejor la siguiente vez. Si todavía no haces tu primer millón, el adolescente que vive a un lado de ti podría enseñarte algo. Aprende del éxito de estos nueve niños que ya tienen un millón de dólares o más.

1. Evan de EvanTube. Con la ayuda de su papá, este niño de ocho años lanzó su propio canal de YouTube titulado EvanTube, con el que obtiene 1.3 millones de dólares cada año. Aquí hace reseñas de juguetes, habla sobre cosas que a los niños de su edad le interesan y ha asegurado una audiencia que lo ha hecho crecer.

Hay varios millonarios en YouTube, pero si tienes el carisma para sacar el proyecto adelante es una buena opción para crear tu propia marca. Desafortunadamente pocos emprendedores tienen el factor de ternura de Evan de su lado.

2. Christian Owens. Su inspiración fue Steve Jobs. Gracias a él, Owen ganó su primer millón a los 16 años. Tuvo su primera PC cuando era adolescente (seguido de la Mac) y se enseñó a sí mismo a hacer diseño web en la secundaria.

A los 14 años comenzó su propia empresa de diseño, Mac Bundle. El éxito radica en que supo negociar con los desarrolladores y fabricantes para ofrecer paquetes simples y económicos para sus clientes. ¿La lección? Conoce tus pasiones, sigue los pasos de tus mentores y encuentra una forma de darle a la gente lo que quiere por menos.

3. Adam Hildreth. Cuando tenía 14 años, se juntó con algunos amigos para crear Dubit, un sitio social para hacer networking. Era algo popular en el Reino Unido y para sus 16 años tenía casi 3.7 millones de dólares en el banco.

Después decidió desarrollar Crisp, una empresa de software que ayuda a proteger a los niños de los depredadores online. No tiene nada de malo apostar por una tendencia, pero, si quieres éxito continuo, debes encontrar una forma de alejarte un poco de ella e innovar.

4. Cameron Johnson. Sus padres le pidieron  desarrollar invitaciones para una fiesta de sus vecinos cuando tenía 11 años. A los invitados les encantaron y comenzaron a pagarle por hacerlas. Cuando a los 14 años fundó “Cheers and Tears”, se dedicó a la publicidad online y el desarrollo de software.

En la secundaria su ingreso mensual era de 400 mil dólares. ¿La lección? Haz todo bien y no tengas miedo de probar nuevas cosas, o industrias.

5. Geoff, Dave y Catherine Cook. Estos dinámicos hermanos son responsables de “My Yearbook”, ahora MeetMe, un popular sitio social basado en el lugar en el que estudiaste. Estos niños se acababan de cambiar de escuela y querían hacer nuevos amigos, así que un anuario online parecía una buena idea.

Esto fue antes de que Facebook fuera muy conocido. ¿La lección? A veces el nepotismo funciona y si encuentras un espacio en el mercado puedes llenarlo.

6. Farrhad Acidwalla. Este niño de 16 años, de Mumbai, India, fundó Rockstah Media, una agencia de marketing que tiene alrededor de 20 empleados en el mundo. “Mi equipo es la columna vertebral de mi empresa” dice Acidwalla. ¿La lección? Todos tienen las mismas horas en el día, así que si los que tienen limitaciones (como ser un niño) pueden hacer una empresa, tú también puedes.

7. Emil Motycka. Lo que comenzó como un trabajo para podar el césped cuando tenía nueve años, se convirtió en Motycka Enterprises cuando cumplió 18. Para cumplir con las exigencias de ser adolescente, trabaja el turno nocturno a pesar de dormir sólo cuatro horas. Esa cantidad de sueño tal vez no sea lo mejor, pero la perseverancia y estar dispuesto a hacer lo necesario para hacer el trabajo puede subirte de nivel.

8. Ryan de “La Repostería de Ryan”. Varios niños estuvieron en “Shark Tank”. Ryan iba en la primaria y logró recibir 25 mil dólares, un 25 por ciento de su negocio. Ahora tiene 12 años y es el joven emprendedor y fundador de una pastelería para perros. Está construyendo su negocio en una industria a prueba de la recesión. ¿La lección? Encuentra tu nicho, está esperándote.

¿Crees que estás muy viejo para ser millonario? Piénsalo otra vez. La experiencia y la madurez vienen con sus beneficios.

Anuncios

15 tips para que tus hijos sean líderes

Muchos líderes que también son padres deben balancear todos los días la carga de trabajo con las cenas y los juegos familiares. En el camino, muchos de estos líderes-padres saben la influencia que tienen en las mentes más jóvenes. Los niños de hoy son los líderes del mañana, especialmente aquellos cuyos padres son dueños de una empresa.

Aunque algunas personas nacen con características de líder, los niños deben aprender lecciones a lo largo del camino que impacten de manera significativa sus vidas. Las palabras correctas en el momento correcto pueden hacer toda la diferencia.

Aquí hay 15 tips para ayudarte a formar futuros líderes:

1. Da un buen ejemplo. Como líder, seguramente te das cuenta de la importancia de proporcionar un buen ejemplo para tu equipo. Esto es aún más importante cuando eres padre. Si le permites a tus hijos ver lo bien que puedes balancear tu negocio y tu vida personal, les enseñarás a rendir cuentas a través de un liderazgo efectivo.

2. Motívalo a hacer actividades en equipo. Desde antes, identifica los intereses de tus niños y motívalos a participar en actividades de grupo. Ya sea unirse a los scouts, participar en un deporte o unirse a la banda de la escuela, los niños deben aprender lecciones valiosas sobre el trabajo en equipo.

3. Enfatiza la perseverancia. Los mejores líderes aprenden a manejar el fracaso igual de bien que el éxito. Es importante exponer a los futuros líderes a la decepción en lugar de protegerlos de ella. Los niños necesitan aprender a manejar la pérdida y a seguir adelante cuando el otro equipo gane.

4. Dale habilidades de negociación. Todo buen líder conoce el arte del compromiso. En lugar de decirles a tus hijos “sí” o “no” a una petición, haz una oferta y permíteles refutarla con algunos puntos sólidos. Enséñales a negociar y a nunca rendirse sin pedir algo a cambio primero.

5. Perfecciona sus habilidades de toma de decisiones. Los niños deben aprender a tomar buenas decisiones lo más pronto posible. Trata de reducirlas a dos o tres, como por ejemplo ver una película o jugar en el parque. Mi esposa Kristy dice “Enséñales a medir los pros y contras de cada opción para hacer una decisión más informada. Esto los ayudará a tomar las decisiones correctas todos los días”.

6. Haz que tenga confianza al comunicarse. Cuando vas a un restaurante, ¿ordenas por tus hijos? Puedes convertir una cena simple en un ejercicio para aumentar su confianza haciéndolos hablar directamente con los meseros, de esta forma comunicarán lo que necesitan.

7. Motívalo a trabajar. Muchas veces los niños están ansiosos por empezar a trabajar de alguna forma. Si tu hijo quiere poner un puesto de limonada apóyalo y motívalo. Una vez que sea lo suficientemente grande, podrá tomar más oportunidades laborales como ser niñera o podar el césped. Estos trabajos van a darle herramientas de liderazgo.

8. Mételo a un campamento de verano. Los campamentos están llenos de oportunidades para participar en actividades de equipo. Además, una vez que llegan a cierta edad, le pueden pedir que regrese como consejero.

9. Ten una noche familiar de juegos. En lugar de pasar cada noche viendo la televisión, trata de tener una noche de juegos de mesa. Una noche así con la familia no sólo será una buena oportunidad para pasar tiempo juntos, también ayudará a tus hijos a saber perder, jugar seguiendo las reglas y a pensar estratégicamente.

10. Enséñale habilidades de planeación de proyectos. Como familia, seguro tienes muchos eventos planeados, desde vacaciones familiares hasta visitas a parientes. Mientras te preparas, no dejes a tus hijos fuera de la planeación. Trata cada evento como si fuera un proyecto empresarial, ten sesiones de lluvias de ideas y delega pequeñas tareas a tus hijos.

11. Usa un pizarrón. Una forma divertida de enseñarles a ponerse metas es través de estos pizarrones. Se divertirán cortando fotos y ordenándolas ahí. Además, en el proceso aprenderán cómo visualizar lo que quieren alcanzar.

12. Evita involucrarte. Cuando tu hijo trabaja en un proyecto o actividad puede ser tentador involucrarte y ayudar, especialmente si lo ves con problemas. En lugar de eso considera dar un paso hacia atrás y dejar que haga el trabajo solo. Después de eso pueden revisar los obstáculos y retos que surgieron durante la tarea y pedir ideas sobre cómo podrían haber hecho las cosas diferentes.

13. Encuentra un mentor. Un mentor puede ser un gran ejemplo para tus hijos. Un amigo o miembro de la familia confiable puede ser una opción, especialmente si esa persona ha tenido éxito en un área en la que tu hijo está interesado.

14. Motívalo a leer. Los estudios muestran los beneficios de leer por gusto cuando eres niño. Quienes lo hicieron tuvieron un progreso intelectual mayor en varios temas.

15. Recompensa el pensamiento optimista. El hecho de que el optimismo esté conectado al éxito no debería ser ignorado en tu familia. Recompensa el optimismo, especialmente cuando éste está conectado con intentar alcanzar una meta.

La experta en finanzas Miranda Marquit afirma: “para enseñar a tus hijos a manejar sus finanzas necesitas permitirles cometer errores. Déjalos que hagan una lista de lo que quieren, luego haz que te digan qué es lo más importante de la lista y motívalos a ahorrar para que se lo compren”. Esto les enseñará lecciones valiosas que los ayudará para toda la vida.