LOS GRANDES RETOS DEL PERÚ PARA EL SIGLO XXI

Los grandes retos del Perú para el siglo XXI deberán estar dirigidos a aprovechar mejor los recursos naturales, especialmente en los siguientes aspectos:

1. Desarrollar la pesquería sostenible
Esto implica manejar los recursos hidrobiológicos marinos, desarrollar la acuicultura en los numerosos lagos y lagunas de los Andes, y manejar los recursos hidrobiológicos amazónicos y desarrollar la acuicultura en base a las especies nativas.

2. Desarrollar la agricultura diversificada
El Perú tiene una innegable vocación para la agricultura diversificada por la gran variedad de pisos y zonas ecológicas, y las numerosas plantas domésticas nativas y sus miles de variedades. Muchas de estas plantas tienen un innegable potencial exportable, por ser exóticas en los países desarrollados.

3. Desarrollar la ganadería de camélidos en la sierra
La extensión de las pasturas naturales altoandinas da al país una innegable vocación ganadera. Sin embargo, se debe reorientar la ganadería andina hacia los camélidos (alpaca, vicuña, llama). Los camélidos tienen ventajas comparativas sobre los ovinos, especialmente si se considera su adaptación ecológica a la puna, la no necesidad de importar material genético, el valor superior de su fibra, la producción de carnes y cueros, etc.

4. Desarrollar la minería limpia
El Perú es un país minero por excelencia; sin embargo, la explotación minera debe estar orientada a controlar los tremendos impactos negativos sobre el medio ambiente que tiene en la actualidad.

5. Desarrollar la capacidad hidroenergética
El potencial hídrico de las vertientes occidentales y orientales andinas es tan grande que puede abastecer de energía limpia al país hasta muy entrado el siglo XXI. Esto implica un manejo adecuado de las cuencas para garantizar la estabilidad del recurso.

6. Desarrollar la capacidad forestal del país
La gran extensión de los bosques amazónicos y de las tierras aptas a reforestarse en la sierra fijan una clara vocación forestal. En la Amazonía peruana existen 46 millones de hectáreas de tierras de aptitud forestal y 18 millones de hectáreas de protección. Las primeras contienen ingentes recursos maderables (2 300 millones de m’ de madera) y podrían producir varios millones de TM de carne de monte cosechable, además de múltiples productos forestales distintos a la madera como jebe, colorantes, resinas, frutos, palmito, etc. Las tierras de protección deben ser protegidas para conservar las cuencas altas de los ríos y su potencial hidroeléctrico. En la sierra existe un grave déficit de energía rural en forma de leña y un grave problema de erosión de los suelos. Se calcula que 2,5 millones de hectáreas deberían ser reforestadas para producir madera y leña, controlar la erosión de los suelos y conservar las cuencas. Si se reforestara a un ritmo anual de 50 mil ha se generarían efectos ecosociales múltiples, como ocupación masiva de mano de obra (unos 500 000 puestos de trabajo al año), producción de leña e industrias derivadas.

7. Desarrollar la capacidad turística
Por los paisajes naturales, la diversidad biológica, los monumentos históricos y la diversidad de culturas y manifestaciones culturales nuestro país es una de las mecas del turismo internacional. El desarrollo de la capacidad turística puede producir importantes ingresos y el Perú es capaz, con relativa facilidad, de recibir por año cerca de un millón de turistas.

8. Controlar la contaminación ambiental
Uno de los mayores retos del país en el futuro será el control de la contaminación ambiental, especialmente la originada por la actividad minera, la pesquera, la urbana (basura, aguas servidas, emisiones), así como la acción de los pesticidas y sustancias tóxicas utilizadas en las actividades agrícolas y de salud (control de vectores). La situación no podrá mantenerse en los niveles actuales sin provocar graves impactos sobre el ambiente y la salud de las personas.

9. Ordenar el territorio con fines de desarrollo
La ocupación del territorio y la expansión de las zonas urbanas y de la frontera agrícola se hace actualmente con absoluto desorden. Se destruyen áreas protegidas y restos arqueológicos, se urbanizan áreas agrícolas, se destruyen decenas de miles de hectáreas de bosques, etc. El ordenamiento de la ocupación del territorio es de alta prioridad a futuro.

10. Ordenar la distribución de la población y el crecimiento desordenado de la misma
La distribución de la población en el territorio nacional es por demás caótica y el crecimiento de la misma no obedece a una planificación adecuada. Uno de los retos futuros será el controlar el crecimiento desmesurado de las ciudades, especialmente por la migración de las zonas rurales hacia las urbanas. Esto implicará una alta atención a las zonas rurales y la descentralización de las decisiones hacia las regiones, dotando a los gobiernos municipales y regionales de mayores recursos.

11. Conservar diversidad biológica y fomentar posibilidades de desarrollo en base a ella
Los recursos vivos del país son muy variados, tanto en especies y ecosistemas como en la variabilidad genética. El Perú es uno de los centros importantes del mundo en diversidad biológica y en recursos genéticos de plantas y animales domésticos. Esta gran riqueza de recursos vivos implica, por una parte, una alta responsabilidad respecto a las generaciones futuras, y, por otra parte, una gran posibilidad para el desarrollo sostenible.

La diversidad biológica del país, finalmente, ofrece excelentes oportunidades para nuevas alternativas de desarrollo, como son:
· El ecoturismo o turismo hacia la naturaleza, tanto nacional como internacional.
· El desarrollo de nuevas actividades productivas como la zoocría, la acuicultura en base a especies    nativas, y la reproducción de especies de flora (orquídeas, cactos, bromelias, aráceas y plantas  ornamentales).
· La biotecnología y la ingeniería genética, en base a los recursos genéticos presentes de especies nativas domesticadas y sus variedades.
· El desarrollo de actividades nuevas en base a los microorganismos.

12. Erradicar la pobreza

La erradicación de la pobreza será el reto más grande del país, y deberá ser consecuencia de un conjunto de medidas tendientes a tener una economía sana, con distribución equitativa de la riqueza; fomento de la paz externa e interna en el largo plazo; un marco legal justo, donde se reconozcan los derechos de todos los ciudadanos por igual y éstos cumplan con sus deberes; el fomento de una democracia de participación plena en las decisiones que atañen al bien común; y el uso sostenible de los recursos naturales.

EN CONCLUSIÓN

“La educación será la base para dar mejores oportunidades a todos y evitar la marginación de los más pobres, porque la falta de educación prolonga la pobreza.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s